¿Por qué las Organizaciones de la Sociedad Civil no funcionan en México?

Esto es algo que tengo la necesidad de escribir y sé que de ser leído voy a causar algunas ríspidas reacciones, no obstante lo que voy a tocar en el presente escrito de algún modo va a tocar a las actuales Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) pero igualmente he detectado un patrón y estos tienden a fosilizarse y darse por valores entendidos y eso no beneficia a nadie.

Primero yo funde una OSC, no estoy viendo el problema en una perspectiva única, yo sufrí con los comprobantes deducibles de impuestos y con básicamente cada paso que tiene que tomar uno para poder “ayudar a la sociedad”. Esta experiencia documentada me enseño muchas cosas del orden social y político de este país, de un modelo que no funciona y que a menudo trata de copiar el Norteamericano con poco o nulo éxito. Porque las OSC’s que se trata de reproducir en este modelo copiado son regularmente nacidas en países altamente desarrollados donde el gobierno cumple de algún modo con una labor eficiente o verdaderamente completa como en Suiza o Finalndia, donde los servicios sociales y gubernamentales son tan bien aplicados y tienen tanta cobertura que partes de la sociedad pueden darse a la tarea de coadyuvar o intervenir en causas de orden mundial. En países donde el nivel socioeconómico es lo suficientemente alto para que las necesidades básicas e incluso secundarias estén perfectamente bien cubiertas ayudar a causas del bienestar común o global es altamente factible y desde el lado de la organización permite que las  OSC’s partan de un a plataforma bien provista de recursos humanos y materiales que les permite empezar a trabajar en el campo de acción con mayor dinamismo. Sus miembros además pueden devengar un salario digno que les permita dedicar su tiempo al objeto social y además trabajar como voluntario en estas organizaciones es fomentado por instituciones políticas y educativas y además tiene valor curricular.
En los países en vías de desarrollo o con economías inestables (como la mexicana) las OSC’s nacen en otro orden completamente diferente, primero las causas que disparan el objeto social surgen en muchos casos de la incapacidad del gobierno para proveer justicia, salud, alimentación, techo, etc, etc. Por otro lado la misma legislación fiscal al respecto es complicada, por dar un ejemplo una OSC puede gastar del 10% al 15% de sus ingresos en administración, es decir, si recibe un millón de pesos para un determinado proyecto de $100,000 a $150,000 pesos solamente pueden ser usados en administración, si por ejemplo pensamos en el primer número y supusiéramos tener 10 personas dedicadas de tiempo completo devengando un salario de unos $ 10,000 pesos mensuales se acabaría el monto de inversión en un sólo mes y aún no contemplamos teléfono, luz, renta en algunos casos y otros gastos que genera una organización operativa. 

¿Qué es una Organización No Gubernamental?
En sentido amplio las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) en México están representadas por las Asociaciones Civiles (AC), las Sociedades Civiles, las Instituciones de Asistencia Privada, las Cooperativas y las Sociedades de Solidaridad. En el sentido estricto se consideran ONG a las Asociaciones Civiles que tienen funciones de asistencia y promoción social a diferencia de las que tienen funciones lucrativas, de producción o que son controladas como las IAP por la Junta de Asistencia Privada.
De acuerdo con el Código Civil Mexicano se constituye una AC:
“Cuando varios individuos convinieren en reunirse. de manera que no sea enteramente transitoria, para realizar un fin común que no esté prohibido por la ley y que no tenga carácter preponderantemente económico”
A partir de los años sesentas se comienzan a desarrollarse las ONG en México como una iniciativa de inspiración cristiana (aunque no sea del agrado de todos). Desde un principio se organizaron sin utilizar fondos estatales sino utilizando las donaciones de los organismos internacionales que muchas veces prefieren canalizar sus recursos a través de estas, dado el desprestigio de algunos gobiernos, para implementar programas de desarrollo, cooperación tecnológica, damnificados, medio ambiente, educación, cultura, etc, etc, etc.
En 1990 el gobierno de México comienza a definir una política para las ONG desde el programa “Solidaridad”; en noviembre de este año el gobierno propuso una estrategia de negociación con los organismos internacionales con la participación del sector privado representado por las IAP y el sector de la Iglesia Católica representado por la Fundación para el Apoyo de la Comunidad AC (FAC) con el objetivo de constituir una organización central nacional de recepción de recursos y establecer una legislación en torno a los fondos internacionales. La iniciativa, como era de esperarse, no prosperó pero propició que en ese mismo año se constituyera una coordinación de ONG independiente llamada “Convergencia” que se opuso al proyecto gubernamental.
Posteriormente en 1992, el gobierno estableció una nueva legislación fiscal para las ONG con el objetivo de controlar aquellas que disfrazaban sus actividades lucrativas para pagar menos impuestos.
¿Por qué OSC y no ONG?
Justo cuando yo fundaba mi Organización No Gubernamental llegué a hacer tramites a la Secretaria de Desarrollo Social (SEDESOL) y me dijeron que “ahora les decían OSC”. El término de algún modo es más incluyente, porque en teoría todo lo no alineado con el gobierno podría ser una ONG, incluyendo las instituciones que tienen autonomía como la Universidad Autónoma de México o el mismo Instituto Federal Electoral. También creo que el cambio de denominación obedece a un momento político, en el 2003 – Vicente Fox como presidente – gran parte del capital y apoyos a donatarias iban a dar justo a Vamos México de Martha Sahagún, su esposa. Esto es una verdad innegable, tan es así que se inflo tremendamente durante el periodo 2000-2006, llego incluso a duplicar actividades que realizaban partes del gobierno como el DIF y la SEP, recordemos que hasta libros de valores y un programa de televisión tenían. Y cuando Fox salió de la presidencia prácticamente desapareció del panorama, hoy en día puedes entrar a su sitio http://vamosmexico.org.mx/ donde publican de cuando en cuando pequeñas actividades sin mucho sentido, ni trascendencia; bueno basta con decir que el domicilio de la Fundación es en una propiedad de Vicente Fox, su llamado Centro Fox. Vamos México cambio muchas de las reglas de los donativos y la manera en que las OSC eran vistas, quizá para entorpecer un poco la bajada de recursos durante la vida de la Fundación. También recuerdo que las OSC de carácter eclesiástico fueron reconsideradas y se formo incluso una categoría para ellas tanto para volver más seria la ayuda asistencial como para evitar que recursos federales terminaran en proyectos como el del Padre Chinchachoma o incluso los Legionarios de Cristo que ya empezaban a denotar problemas.Problema de Origen

Aquí empiezan todos los problemas, aquí es donde se descompone todo y nunca más vuelve a estar bien. En su libro “Entrada Libre: Crónicas de la Sociedad que se Organiza” (libro obligatorio de la preparatoria-universidad, si no lo han leído deben de) El buen Carlos Monsiváis con quien no concuerdo siempre tuvo el gran acierto de dibujar perfectamente como se dispara un proceso de ayuda desde la Sociedad Civil, principalmente está claro en su capítulo 2, “Los Días del Terremoto” donde hace una crónica urbana y sensible del Terremoto de 1985, de como el desastre supera al Gobierno y la sociedad civil entra para sostener el tejido social, para soslayar el dolor humano, la moral, la vida y el esfuerzo desesperado que hacen por buscar restaurar algo que podríamos llamar “normalidad”.
También tiene un capítulo sobre San Juanico más o menos en el mismo tenor. Aquí el elemento que me interesa rescatar está ahí pero no se menciona directamente en el texto de Monsiváis, hay que dar un paso hacia atrás y ver estas acciones de la Sociedad Civil como un proceso más reactivo, con esto quiero decir que el elemento común de estos movimientos, al igual que el de las actuales inundaciones en Guerrero (2013) y de todo este tipo de intervenciones es en si una catástrofe. No quiero decir que las OSC tengan que necesariamente nacer de un desastre natural, pero si quiero decir que tienen que surgir de un elemento problemático social el cual es incapaz de resolver el gobierno en gestión (y regresamos a porque eran Organizaciones No Gubernamentales). Los Asesinatos de Juarez, la Trata de Personas, las Personas en Situación de Calle, son problemas que están presentes y entonces la Sociedad Civil interviene y cuando se institucionaliza se vuelve en una OSC.Por ejemplo en el Terremoto de 1985 podemos ver a dos muy claras, los Topos y   . Los Primeros fueron voluntarios que se arrastraron entre los escombros para buscar personas, algunos meses después en Febrero de 1986 se constituyen legalmente como “Brigada de Rescate Topos Tlaltelolco A.C.” y los otros que no recuerdo que se convirtieron en vivienderos. Algo que surgió espontáneamente se convirtió en una causa y con la seriedad adecuada se formalizo su trabajo.

Desafortunadamente hay una tendencia, quizá de orden cultural,  una terrible diría yo y es una tendencia intervencionista. Ese es el primer problema de origen.

El segundo problema es un poco más complicado tienen que ver con las personas que fundan las OSC. ¿Qué impulsa a alguien a fundar una OSC? Creo que necesidad o deseo, algunas personas deciden organizarse porque ante los problemas tienen la necesidad expresa de solucionar el problema como mejor les sea posible. Otras personas son sensibles a los problemas y sienten que no pueden quedarse de brazos cruzados ante ellos, deciden intervenir desde su personal perspectiva en el problema y ahí está el error.

Al final del texto presente voy a poner una pequeña intervención que hace el Dr. Ernesto Sirolli, quien es especialista en Modelos de Empresa Social y el impacto de estas para el desarrollo humano sustentable para erradicar la pobreza, les recomiendo ampliamente verla y pensar en ella. El Dr. Sirolli es bastante directo al hablar del asunto de la intervención y el paternalismo desde una cultura imperialista. Pero las ideas se pueden extrapolar muy claramente a las intervenciones que las OSC hacen en los problemas sociales.

La mayoría de las organizaciones como los Topos o Trofeo a la Vida (OSC dedicada a ayudar a las personas en situación de calle) surgen de personas que estuvieron directamente en el problema en cuestión que origina la necesidad de ayuda, ellos conocen de primera mano las carencias, los origines del problemas, son consecuencias pero más aún tienen el deseo de intervenir en la problemática en la que están inmiscuidos, es como si la gente estuviera metida en una alberca y los que decidieran salir y ayudar a salir a los demás fuera aquel que crea la OSC, que organiza la salida del agua o por lo menos lanzarles salvavidas.

Desafortunadamente las OSC’s que hacen las personas de la alberca, las que conocen el problema, son las que tienen carencias, las que les falta exposición y las que tienen más problemas formalizando sus operaciones y no se diga consiguiendo recursos gubernamentales o privados y además para adquirir la autorización para expedir comprobantes deducibles de impuestos; ya no digamos haciendo su labor de manera internacional o en diferentes localidades en el mismo país.

Pero hay otra tipo de OSC’s que no surgen de personas en el problema sino de personas ajenas al problema que tienen un genuino deseo de ayudar lo cual no es solamente justificable sino totalmente remarcable, sin embargo su óptica y la aproximación que hacen a los problemas muestra una total desconexión con la realidad.

En el mismo tenor que una nueva generación de OSC’s formadas en las naciones desarrolladas para mitigar los problemas sociales como la pobreza en países del tercer mundo o en vías de desarrollo. Se plantea un nuevo modelo de organización que no se determina desde el epicentro de los problemas, este modelo no enfrenta problemas de profesionalización porque por lo regular sus miembros fundadores tienen estudios académicos terminados ya sea a nivel universitario o incluso con posgrados en el área en cuestión. Son jóvenes en su mayoría, con estudios altamente especializados y una visión innegable de empresarios a la cual le agregan el perfil social. Y no es incorrecto del todo, estamos en una época en donde las grandes empresas se preocupan por su imagen social y destinas presupuestos millonarios a mejorarlas, tenemos ejemplos de primera linea como Apple, Exxon o HP de antemano es conocido que estas empresas tienden a generar contaminación ambiental en sus procesos de producción, es por ello que invierten grandes cantidades de recursos en hacer sus negocios más verdes o por lo menos dar la imagen de que lo son como en el caso de la industria petrolera. Si bien es cierto que aplicar las estrategias empresariales a asuntos de interés social puede funcionar y dar resultados también es cierto que los activos son de una índole totalmente diferente.

Estas nuevas OSC’s tienen un problema que no esta en su radar, dicho en metáfora: Son más papistas que el Papa. ¿Qué significa esto? Significa que es tal su grado de especialización y entendimiento de la realidad desde un punto de vista académico que creen que pueden intervenir en el cambio social mediante modelos teóricos y esto no es así. Tan es una tarea complicada que por ejemplo el magnate Carlos Slim en el 2012 conformo un grupo de profesionistas del ramo social para crear “El Modelo de Intervención Social Carlos Slim” el cual tiene el objetivo de reforzar la imagen social de Telmex-Telcel en las áreas donde no es dominante en el mercado (por ejemplo: Acapulco).

Los problemas entre una OSC creada a partir de la necesidad y una del deseo de ayudar son totalmente diferentes. Mientras que la primera probablemente verá su avance limitado por la falta de recursos económicos, la falta de profesionalización de sus elementos o incluso desconocer los procesos legales que requiere una organización así. Del otro lado los problemas son de índole casi teórica, y no quiero implicar que todas las OSC’s en esta linea empiezan con vastos recursos financieros pero lo cierto es que el simple hecho de contar con una computadora personal, tener acceso a internet – y sobretodo al cúmulo de conocimientos y la exposición que te da-; una linea de teléfono móvil o fijo, una sede (aunque sea un cuarto) y hasta los recursos financieros para movilizarse – no digamos un auto – son en conjunto ventajas que de verdad pueden hacer la diferencia. Lo curioso es que al mismo tiempo que tienen un sin número de ventajas enfrentan problemas absurdos; por ejemplo una linea de texto, una postura ideológica, el diseño de papelería e imagen, les puede tomar meses y miles de pesos.

Quizá en la OSC originada en la realidad no tendrán una imagen definida por algún tiempo, veamos cuantas asociaciones tienen logos poco atractivos, a veces ni siquiera cuentan con el logotipo en archivo digital, ni cuentan con un sitio web, y cuando tienen necesidad de mandar un correo electrónico lo hacen desde un cibercafé y de un correo personal (Hotmail, Yahoo o Gmail). Sufren por no tener tarjetas de presentación pero en la practica funcionan y tienen beneficiarios.

Las OSC’s ultra-profesionales lo primero que les preocupa es tener un sitio web, aun cuando su target/beneficiarios ni siquiera tienen acceso a Internet y a veces ni a una computadora. La imagen es un factor de gran importancia en cualquier organización de cualquier giro, pero de nada sirve si el lenguaje y los productos finales que generan son tan rebuscados que no tocan a las personas que necesitan tocar. Estas cuentan con Imagen Institucional, papelería, slogan ó lema, documentos donde expresan claramente su misión y visión, todo esto es una ventaja de gran valor, pero es inútil si todo el constructo de la OSC no ayuda a nadie.

Cuando llegamos al asunto de los recursos se vuelve mucho más evidente el desequilibrio: hay asociaciones de asistencialismo que sobreviven con $ 200,000.00 pesos al año y tienen cientos de beneficiarios. Hay OSC’s de la nueva onda que tienen presupuesto de $ 45,000 dólares anuales y son respaldadas mundialmente y su labor se restringe a la difusión de algún problema social en particular.

Seamos sinceros una persona comprometida con su causa tiene poco tiempo o ganas de buscar participar en algún foro público aunque esto le traiga recursos y ayuda en especie, simplemente es complicado. Asistir a un muchos foros nacionales e internacionales no significa que ayudes a alguien o cambies algo, es un grave problema que estás nuevas OSC creen que el mundo se puede resolver sentados en un Starbucks con una Mac en el escritorio y un iPhone sonando.

En el mismo asunto de los recursos también hay que mencionar algo que es bien sabido, las empresas grandes tienen fundaciones, IAP y otras figuras que ayudan doblemente: por un lado aligerando la carga fiscal y por el otro lado coadyuvando a la imagen social de la empresa y a veces atendiendo a los intereses personales de los propietarios podemos mencionar a Reforestamos México (Bimbo), la Fundación BBVA, la Fundación Telmex y por supuesto la Fundación Teleton.

En la ámbito político no es muy diferente, los políticos saben bien la manera de “bajar recursos” a través de las OSC’s y enfocar estos en grupos particulares sin importar cuantos candados se instalen para evitarlo, estas organizaciones tienen un marcado tinte político y activista con un doble fondo de ayuda como los Panchos Villa, los Pantera, Volver a Empezar A.C., etc, etc, etc.

 
Cállate y Escucha

Hay que reconocer que para bien las OSC’s han entendido que el trabajo en redes es mucho más productivo y el alcance se maximiza; alianzas entre organizaciones en diferentes niveles de una problemáticas sociales pueden ser altamente beneficiosas siempre y cuando la que controla los recursos no tenga un carácter paternalista.

El Dr. Ernesto Sirolli menciona excelentes ejemplos al respecto en su intervención en TED. Narra que en algún tiempo de su juventud a través de una ONG fue a ayudar a comunidades en Africa. Al llegar a la comunidad le informan que les van a enseñar a plantar tomates, incluso les dan un apoyo económico para asegurar la asistencia de las personas. Cuando por fin logran una buena cantidad de hermosos tomates una gran cantidad de hipopótamos llegan y se los comen todos. Es entonces que las personas del pueblo le dicen que por eso mismo ellos no plantan nada ahí y cuando el pregunta por qué no le dijeron ellos simplemente contestan: Nunca preguntaste.

Eso presenta exacta y claramente lo que pasa día a día entre las personas o grupos con necesidades específicas y las personas dispuestas a ayudarlas. Desde la teoría, desde fuera del problema o con investigaciones superficiales de campo se plantea todo un protocolo para ayudar, se consiguen los recursos políticos y humanos, se buscan recursos financieros, se aplica y fracasa; o bien se aplica a un grupo muy reducido de personas y los programas no logran continuidad haciendo que el enorme esfuerzo desarrollado a la larga sea estéril.

Y esto ocurre cada año con las OSC de nueva generación, pareciera que el conocimiento académico les otorga una insospechada superioridad que les da el derecho de determinar que les hace falta a los grupos que se trata de beneficiar. Y con esto lo único que se consigue es que grandes cantidades de recursos financieros y humanos, nacionales e internacionales se dilapiden en proyectos que no ayudan a quien deberían y que por el otro lado proyectos que podrían hacer la diferencia en diferentes escenarios no tengan ni recursos y ni la visibilidad y difusión necesaria.

Creo que la labor de las OSC’s que tienen más acceso a recursos y profesionalización deben de cambiar su modelo de intervención y relaciones con otras OSC’s y los grupos a beneficiar, en los ejes que menciono a continuación, que los dibujo sin tratar de definir el hilo negro sino como una aproximación a los errores de los que he sido testigo:

  1. Las personas tienen que desear ser ayudadas. Esto lo puede confirmar cualquier persona u organización que haya tratado en algún momento de ayudar a una persona en situación de calle. Ese debe ser el principio de verdad, no puedes ir a intervenir en un determinado espacio social y decirles que les vas a ayudar sin que ellos lo deseen. Tiene que haber una sensibilidad de una naturaleza muy diferente y nada intervencionista para lograr encontrar los escenarios sociales donde se está interesado en ayudar.
  2. Con los pies en el suelo. Hay que tener un enfoque muy realista porque este ayudará a concretar proyectos. Por ejemplo tratar de convertir un producto de manufactura artesanal en un producto de mercadeo global puede parecer fácil pero terminará siendo una labor cercana a lo imposible: a veces por muy bueno que sea el producto artesanal, los tiempos y costos, así como la calidad final pueden no ser suficientes para enfrentar a un producto de consumo. Hay que ser claro con las expectativas de las personas y las condiciones de la realidad muy especialmente en todo intento de empresa social y proyectos productivos.
  3. ¿Dar pescado o enseñar a pescar? A riesgo de sonar un poco bíblico este es un paradigma que enfrenta toda organización asistencial. ¿Qué es mejor darle de comer a una persona o darle los medios para que pueda producir sus propios alimentos? ¿Regalar o asistir? ¿Influir o asesorar? Son elementos siempre en estira y afloja, y a veces es muy fácil brincar de un lado a otro. Hay que ser muy cuidadoso de que el trabajo de la OSC no se vuelta un reemplazo permanente de la labor de los gobiernos locales y federales; hay que ser muy cuidadoso de no apoyar la dependencia en lugar de la independencia en los grupos vulnerables; hay que ser sensible para entender las necesidades del grupo en cuestión y los deseos e ideas que estos tienen para salir de los problemas, optimizar, diseñar y profesionalizar modelos de trabajo social es una cosa, imponerlos y determinarlos es otra completamente diferente.
  4. Hay asuntos que visten y hay asuntos que importan. Del mismo modo que las OSC’s con profesionistas y recursos tienen una excelente y ordenada contabilidad, deben de ser objetivos con el uso de recursos con el objeto social y el grupo de personas que se quieren ayudar. Con esto quiero decir que si bien un Sitio Web de última tecnología es un buen elemento de imagen corporativa y ayuda para dar a conocer la labor de la organización, también es cierto que si tu objetivo social son los niños de la calle, por ejemplo, de nada servirá colgar contenidos dirigidos a ellos por obvias razones. A veces 10 mil fotocopias son más útiles que 100 trípticos a selección de color en cartulina sulfatada. A veces un par de platicas de frente con las personas son más efectivas que una campaña por internet. Asistir a diez conferencias de orden mundial sobre el tema en cuestión que trata la organización para repetir discursos, estadísticas y laminas de Powerpoint no es tan útil como dedicar ese tiempo y recursos a escuchar los problemas de las personas. Las OSC deberían tener en su puerta de entrada y salida un gran letrero que les recuerde a quién ayudan, pues en ellos empieza y termina su labor.

Concluyo pensando que las ONG’s u OSC’s del siglo XXI enfrentan muchos retos, cargan mucho malos hábitos del pasado, pero más grave aún dejan que sus errores como el intervencionismo y la auto-determinación sean el centro de sus estrategias y proyectos menguando el alcance de sus iniciativas y en el peor de los casos sin afectar a una sola de las personas que deberían ayudar en primer lugar. Creo que están tan empeñados en la forma de las organizaciones que pierden de vista por completo el fondo que es ayudar ya sea a que una niña menos sea víctima de Trata, a que los Osos Polares sigan teniendo casa o que simplemente entreguemos un mundo en mejor estado a las futuras generaciones.

Rodrigo Diaz
@Ventrux

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s